La ley nacional, inspirada en la ley de protección de datos española, y cuyo articulado excede el marco del instituto procesal del hábeas data, establece los principios generales relativos en el campo: 

  • Garantiza a toda persona el poder de control sobre los mismos, sobre su uso y destino con el propósito de impedir su tráfico ilícito y lesivo para la privacidad y demás derechos afectados; 
  • Regula los derechos de acceso, rectificación, actualización, supresión y confidencialidad; 
  • Impone a los responsables de archivos, registros y bancos de datos y usuarios de ciertas y determinadas obligaciones en el tratamiento de datos;
  • Contempla la creación de un órgano de control y
  • Confiere un marco legal a la “acción de protección de los datos personales o de hábeas data”.